Lunes 26 de Octubre de 2020
22:53:23

Óptima operatividad y máxima seguridad en el aeropuerto de México D.F.

Servicio a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM)

Áreas de Actividad: Calidad del Medio

Sectores de Actuación: Meteorología

 

 

“Gracias al radar doppler instalado hemos logrado anticiparnos a fenómenos meteorológicos extremos, como micro ráfagas, garantizando la óptima operatividad de las actividades del aeropuerto y la seguridad del ciudadano.” Ing. Daniel Aguirre Dupeyron - Jefe de Desarrollo de Sistemas Radar. SENEAM. México.

Servicio a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), organismo responsable de controlar el tráfico aéreo en todo México, decidió en 2011 adquirir un radar meteorológico doppler de terminal (TDWR en inglés) para detectar micro ráfagas en las pistas de aterrizaje y despegue del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM).

Gracias a este sistema se puede adaptar la operativa de las pistas del aeropuerto para hacerla más segura, al disponer de datos de alarmas de micro ráfagas cada 2 minutos y a 100 km a la redonda del aeropuerto, consiguiendo datos de gran precisión y obteniendo una máxima resolución en las pistas y zonas de aproximación y despegue. Toda esta información se recibe de forma simultánea en la torre de control del aeropuerto, en la sala de navegación aérea y el servicio de meteorología aeroportuaria.

El radar meteorológico aporta también volúmenes de datos en tres dimensiones de reflectividad cada 8 minutos, de forma que los servidores son capaces de generar mapas tridimensionales de lluvia, velocidades de desplazamiento e intensidades hasta una distancia de 250 km. Gracias a estos sistemas SENEAM puede estar informado de la evolución de tormentas y sus trayectorias, permitiendo adelantarse a posibles problemas meteorológicos y modificar la operativa del aeropuerto para minimizar su impacto.

BENEFICIOS

Disponer de la información clave sobre la evolución de tormentas y sus trayectorias, permitiendo adelantarse a posibles fenómenos meteorológicos y modificar la operativa del aeropuerto para minimizar su impacto.

· Detección de micro ráfagas cada dos minutos.
· Detección de lluvias geoposicionadas y su evolución temporal, posibilitando la detección de posibles escenarios de emergencia y cuantificación de riesgos.
· Recepción de datos inmediata y de forma simultánea en la torre de control, el centro de navegación aéreo y el centro meteorológico aeronáutico, garantizando una total coordinación y óptima toma de decisiones.

Descargar el Caso de Estudio Completo aquí